Tócale el pelo

matosgrey-brasil-pantene-wave

«Era un ritual para ella. Después de lavárselo, secárselo y péinalo con un cepillo de púas grandes iba corriendo al sofá. Ahí estaba él. Ella lo miraba con una sonrisa irresistible y le pedía lo de todas las noches. Se sentaban uno delante de otro. Él empezaba a cepillarle su larga cabellera, de arriba abajo, haciendo formas. Después le cogía algunos mechones y empezaba a hacerle trenzas. Se las deshacía. Le peinaba con los dedos. Cuando el olor a cabello limpio, suave y fuerte se le quedaba entre las manos ella se dormía. –Me encanta que me toquen el pelo- le decía siempre. Y a él le encantaba que se lo pidiera.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s