Regalando tornillos desde 1943

12_IKEA_AD

«¿Qué? No puede ser. Esto es imposible. No puede estar pasándome otra vez a mí. ¿Por qué siempre se repite la misma historia? Ahí está, inmóvil. No pienso tocarlo para comprobar si se mueve. Todas las desgracias me han de pasar a mí. ¡Si soy una persona responsable, precavida e inteligente! Tengo ganas de echarme a llorar. Dios mío, esto es una tortura. -¿Por qué gritas tanto? ¿Qué te pasa?- le espeta su mujer- Porque estoy harto de todo, no puedo más. Siempre me sobra, monte lo que monte. A veces pienso que no sirven para nada y los ponen de regalo para volvernos locos.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s