Burbujas y domingos

«Clo-Clac. Psss. Segundos en silencio. Gluc. Las burbujas viajan libremente por su garganta. El sabor provoca un subidón de recuerdos y adrenalina. Empezaba a verlo. Ahí estaba. Domingo. Paredes forradas con un papel rojo a rayas verde botella. Un sofá grande de piel repleto de niños y adolescentes viendo unos seres amarillos mal dibujados, una mesa redonda con un brasero debajo del mantel para calentarnos los pies cuando jugábamos a cartas. Qué mal gusto para la decoración tenía la abuela. Olor a paella y montaña. Sólo un día a la semana los vasos se llenaban del elixir de la felicidad.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s